Improvisa-2: Sputnik, mi amor

Imagen

Sería más rápido decir las cosas que no sé hacer que las cosas en que soy buena. No cocino, haciendo la limpieza soy un desastre. Soy incapaz de mantener mi cosas en orden y lo pierdo todo. Me gusta la música, pero cuando canto desafino horrores. Soy muy torpe y no sé clavar un clavo. No poseo el menor sentido de la orientación y suelo confundir la derecha y la izquierda. Cuando me enfado tengo tendencia a romper cosas. Platos, lápices, despertadores. Después me arrepiento, pero, en aquel momento, no puedo controlarme. No tengo ahorros. Me siento incómoda ante la gente sin razón alguna y apenas tengo amigos.

Estas palabras son de Sumire, la protagonista de Sputnik, mi amor, pero los que me conozcan sabrán que bien podrían ser mías. ¿Qué voy a decir?

Sputnik, mi amor trata de la soledad, de la pérdida, de los anhelos imposibles. No os voy a contar de qué trata porque me sería imposible, pero os voy a decir que lo leáis como si de un imperativo categórico se tratase.

Sumire es atolondrada  e ingenua, obsesiva, torpe, con un amor exagerado hacia los libros y bastante poco hacia las personas. O más bien, hacia algunas personas. Porque Sumire se enamoró una vez, una sola vez. Como dice el propio Murakami:

Fue un amor violento como un torna­do que barre en línea recta una vasta llanura. Un amor que lo derribó todo a su paso, que lo succionó todo hacia el cielo en su torbellino, que lo descuartizó todo en un arranque de locura, que lo machacó todo por completo. Y, sin que su furia amainara un ápice, barrió el océano, arrasó sin miseri­cordia las ruinas de Angkor Vat, calcinó con su fuego las selvas de la India repletas de manadas de desafortunados ti­gres y, convertido en tempestad de arena del desierto persa, sepultó alguna exótica ciudad amurallada. Fue un amor glo­rioso, monumental.

Queridos lectores: les deseo, de todo corazón, que alguna vez se enamoren así. Aunque sufran de vez en cuando, aunque les arrastre la marea, aunque se queden desorientados, aunque la persona amada no cumpla ninguna expectativa y les rompa todos los esquemas.

Anuncios

Un pensamiento en “Improvisa-2: Sputnik, mi amor

  1. Rincón lingüístico IV / Ego solus ipse II: Haruki Murakami. – De satélites, paradojas y otras historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s